Una de las características más populares del calentador de toallas es la programación. Le permite establecer, a distancia o mediante una caja de montaje en la pared, los tiempos en los que la unidad se encenderá. Ideal para disfrutar de un baño a la temperatura adecuada y una toalla caliente Pero también hay otros pequeños accesorios para el calentador de toallas: ganchos para colgar albornoces, por ejemplo, y barras o anillos para aumentar la superficie. “En algunos modelos se venden por separado, en otros no”, dice Elisabeth Pierson.