Los diseñadores y constructores de compresores han notado que hay algunas tareas muy comunes entre los aficionados al bricolaje. Por lo tanto, han desarrollado modelos específicos para cada tipo de actividad. Se pueden encontrar en el mercado compresores para pequeños trabajos, tales como:El compresor de neumáticos: Este es el tipo de compresor más utilizado. Es importante elegir este dispositivo según las necesidades de aire comprimido y el tipo de neumático que se vaya a inflar. Si desea inflar objetos pequeños como tubos de bicicleta, consiga un pequeño compresor; un modelo más grande sería ideal para proyectar el aire en objetos más grandes. Es importante saber que un neumático de bicicleta requiere 6 bares, un neumático de coche requiere 2 bares y un neumático de caravana requiere 3 bares. El compresor de chorro de arena: Este compresor limpia una superficie rociando arena a presión. Es una herramienta bastante efectiva para quitar el óxido, la madera, la carrocería de un coche… El compresor de la explosión Para los particulares, hay dos versiones: de pistón y de paleta. El compresor de pistón es una solución ideal para la gente que quiere usarlo de forma ocasional, y su precio está al alcance de la mano. El compresor de paletas es un poco caro y ruidoso. El compresor de aerógrafo es una máquina muy utilizada en la industria automotriz. El compresor de aerógrafo se utiliza ampliamente en la industria automotriz y se emplea para pintar diferentes tipos de superficies. Este dispositivo pulveriza a distancia y toma la forma de un bolígrafo. Está equipado con una lata de aire comprimido acoplada al producto que se desea pulverizar: tintas, pintura, pigmentos… El compresor de aerógrafo existe en el mercado en varias versiones. También hay compresores de doble aerógrafo para aplicar pinturas de efecto o de gradiente.